Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

alimentacion.es

Campo verde en primavera Paisaje campo soleado Campo en primavera Viñedo en invierno Cereal segado Arrozal Trigo segado Paisaje de cereales en primavera Campo de trigo Viñedo al atardecer Paisaje de un encinar adehesado Viñedo en verano
Lupa

Conoce lo que comes

Enciclopedia de los Alimentos

Mantecados y polvorones de Estepa
Producción

Hoy, la producción de las fábricas está totalmente automatizada y se eleva por encima de las veinte toneladas. El sector del Mantecado y Polvorón de Estepa se ha erigido en uno de los principales soportes no sólo de la economía local, sino también para la del ámbito comarcal. La producción comentada, a pesar de la bajada de consumo provocada por la crisis, puede rondar los setenta millones de euros de facturación, niveles que se están intentando con esfuerzo mantener y aumentar, lo que redundará en la economía del pueblo, incluyendo todas las empresas auxiliares que han nacido y crecido al calor de la fabricación de estos típicos dulces: transporte, imprentas, fábricas de cartón y envases, maquinaria industrial, talleres de mantenimiento. Cabe señalar que el 90% de la maquinaria que compone nuestra industria se fabrica, comercializa y realiza el mantenimiento por los propios talleres ubicados en Estepa.

 Producción de mantecados y polvorones

Con respecto al empleo, el mantecado supone trabajo directo para alrededor de 2.000 personas (el 85% son mujeres) y unas 2.500 de modo indirecto en las empresas auxiliares ya comentadas. Podrán comprobar que en esta parte del año, gracias a esta industria y a la campaña de recogida de aceituna, la tasa de desempleo roza el 7%, dato que es más que significativo (llegando durante varios años a lo que técnicamente se denomina pleno empleo).

Más de siglo y medio amasando con sus propias manos una masa que mezcla harina de trigo, manteca de cerdo, azúcar glas, almendra, canela y aromas naturales. El olor a canela, ajonjolí y almendra tostada impregna las calles y casas estepeñas y hacen que, durante unos meses, la localidad viva inmersa en un permanente ambiente navideño.

(Información facilitada por el Consejo Regulador de las I.G.P. Mantecados y Polvorones de Estepa)